“Comunicados o dominados”: entrevista a Esteban Concia sobre su nuevo libro

Por Agustina Muñoz*

En mayo de este año Estaban Concia publicó su último libro, “Comunicados o dominados – Libro de comunicación para superar epidemias e injusticias sociales” (disponible en https://conversatoriocompol.com.ar/), en donde hace un repaso de los principales desafíos que recorre la comunicación política actual.

Con una extensa trayectoria en el ambiente, Concia trabajó en la gestión de campañas electorales en el Partido Justicialista de la Provincia de Buenos Aires, fue candidato a intendente en la Ciudad de La Plata y actualmente es Secretario de Derechos Humanos del Partido Justicialista de la capital de la provincia de Buenos Aires. Co Diseñó la estrategia de comunicación del PJ en 2015, 2017 y 2019. Además, junto a su equipo, desarrolla la consultora Conversatorio Com Pol, realiza acciones de comunicación en la Honorable Cámara de Diputados de Buenos Aires y es asesor legislativo en problemáticas sociales, de transporte urbano, comunicacionales y de vivienda. Es integrante de ALICE (Asociación Latinoamericana de Investigadores en Campañas Electorales).

Revista Compol dialogó con él sobre su nuevo libro y los desafíos de la comunicación política actual.

Si las ideologías están más vivas que nunca, ¿se trabaja con ellas o por ellas? ¿Moldeamos al candidato en pos de ajustarnos a las mismas?

EC: Me parece que es un mix de ambas. Candidatos sin nada de ideología se terminan evaporando; buen marco ideológico, pero mal candidato, tampoco lleva a buen puerto. Hay pensar en que los dos condimentos estén presentes, o sea no solo la parte programática o no solo las virtudes personales del candidato. Lo ideal es un conjunto de amaba cosas.

Esta nueva compol totalmente distinta y artificial, ¿es una causa o consecuencia del “lento fallecer de las democracias”(como señala el politólogo Levistky en la relación entre instituciones y ciudadanía)?

EC: En principio hay un fuerte desinterés de base de más ciudadanos con respecto a la política. Incluso hacia la democracia, como forma efectiva de resolución de los problemas cotidianos de la ciudadanía. Frente a esto podés usar la comunicación política como herramienta para mejorar ese vínculo o bien podés usarla para simular que estás cerca como político apelando a una lógica de marketing, de merchandising. Pero eso, en general, termina mal.

¿Cómo se podría llegar a implementar un nuevo contrato social que sienta las bases de un modelo de desarrollo inclusivo en lo social y sustentable en lo ambiental, cuando cada vez nos volvemos más individualistas? ¿Creés que el “hiper yo” digital que se presenta en tu libro se contradice con estas nuevas demandas de mundo mejor?

EC: Sí, porque el “hiper yo” digital es la idea de que el individuo como un átomo puede administrar el total de su vida como le plazca y pierde sentido de comunidad y sentido de relación y responsabilidad social. No obstante, la escandalosa concentración de la riqueza y el golpe constante al equilibrio ambiental como las caras de una misma moneda, ponen en jaque está etapa del capitalismo que ya no tiene nada para dar. No puede ni siquiera enfrentar la pandemia de manera inteligente.

Ahora bien, el capital no se sensibiliza, no retrocede. Lo que nos queda es construir poder civil y política que establezca otros lineamientos superadores y en esa la comunicación política es una herramienta fantástica.

Las estrategias de campaña giran en torno a un relato político, relatos políticos que estuvieron y están latentes en la historia argentina. ¿Cómo se construiría hoy un relato político, sobre todo, para el público joven cuando estamos en la era de la post verdad donde todo puede ser cuestionado y efímero?

EC: Un dato positivo para nosotros que nos identificamos en líneas generales con el peronismo, con un programa de desarrollo con inclusión y movilidad social ascendente es que los jóvenes mayoritariamente están cerca de estas ideas. Las derechas no hacen pie en ese segménto etario. Entonces hay que profundizar ese vínculo. Creo que vienen generaciones muy interesantes, es esperanzador en ese sentido. Respecto a la metodología, el encuentro es en el territorio digital y estén clave y en lenguaje joven. A veces la política pareciera estar hablando en otro idioma y está a años luz de los pibes, entonces el primer paso es reconocer su lenguaje, su ADN, su forma de representación y mezclarse apropiadamente en las redes. En definitiva, es reconocer que el otro existe y que sólo se conmueve si hay causas colectivas en las que se sienta protagonista.

Dado el advenimiento de sociedades constantemente en movimiento, ¿qué tan factible es la idea de medir comportamiento y emociones en lugar de opiniones? ¿Qué es más perpetuable en las personas, sus emociones o sus opiniones?

EC: Te obliga a medir más seguido. Claramente incluso la idea de tracking, es decir de sucesivos trabajos, está cuestionada porque a veces los cambios son casi de 180 grados. Una forma a es hacer un seguimiento profundo de las conversaciones digitales y nos vamos a encontrar con sorpresas. La otra es realizar encuestas y sondeos permanentes y la otra es buscar más calidad y esto es con la escucha activa, escuchando y escuchando, pero con atención y registrando la escucha.

¿Qué es lo que legitima a la comunicación gubernamental? ¿Qué es lo que se debe primar para realizar una buena comunicación?

EC: Me parece que dos cosas: una que sea útil que sea herramienta de servicios para la ciudadanía, la otra es que propicie un destino colectivo, una gesta, un camino para llegar algún lugar como equipo como comunidad, no como deseo del dirigente.

¿Por qué creés que cuesta diferenciar la comunicación de crisis de la gubernamental?

EC: Entiendo que las urgencias hacen que estos temas no se estudien bien. También un cierto prejuicio que tiene quien gana las elecciones y cree saberlo todo.

Pero es bien necesario dar cuenta de esos dos momentos distintos. Hoy es imprescindible porque en parte la suerte del distanciamiento social tendrá que ver la calidad y lo genuino de la información que se va generando.

*Politóloga (UBA) agustinavmunoz@gmail.com