Estrategias de comunicación política para gestionar una crisis: entrevista a Noelia Grecco

La crisis desatada por la pandemia global del Covid-19 ha puesto en jaque a la política. Con diversas enfoques, consultores y equipos de comunicación esgrimen diversas estrategias para afrontar este complejo escenario. Revista Compol dialogó sobre ello con la consultora y especialista Estrategia Política, Gobierno y Comunicación Política, la licenciada en Comunicación Social (UNR), Noelia Grecco.

Grecco es miembro de la Asociación Argentina de Consultores Políticos (ASACOP) y a la par de la consultoría, brinda capacitaciones sobre estrategia en Campañas electorales: la preparación del candidato, la elección de los miembros y la conformación de los equipos, el mensaje y los roles que ocuparán y cómo un discurso elaborado estratégicamente y bien ejecutado puede cambiar o profundizar el perfil de los candidatos/políticos en gestión.

Revista Compol: ¿Cómo evalúas la estrategia comunicacional de los mandatarios frente a la crisis? ¿Qué diferencias notás entre las estrategias que adoptaron y los resultados que están teniendo?

Noelia Grecco: Voy a usar dos ejemplos donde lejos de haber diferencias entre lo planificado y sus resultados, han elaborado una estrategia inteligente que les permite a los políticos referenciados sortear positivamente, al momento, la pandemia. Uno a nivel internacional y otro a nivel local.

Primeramente voy al caso de Alemania y cómo una mujer que antes de esta crisis sólo era objeto de burlas en los medios de comunicación por sus famosos “temblores” públicos, hoy lidera las tapas mundiales por ser considerada una “estratega”. La Canciller Ángela Merkel luego de 14 años se dirigió a su Nación por primera vez en televisión (sin contar sus mensajes anuales navideños) para explicar que este virus y su enfermedad eran el mayor reto que debían enfrentar desde la Segunda Guerra Mundial. Esta frase que por su peso podría haber disparado el pánico social fue acompañada por una comunicación verbal (y no verbal), propia de una líder estratega. Con un mensaje profundamente humano pero sobrio y directo, puso el protagonismo en sus ciudadanos, no se colocó así misma como la artífice o súper heroína del mundo, mostró el debido respeto que le permitió trasmitir así a los alemanes la gravedad de lo comunicado y a la vez, inteligentemente, sorteó el vacío comunicacional de dejar librado el sentimiento de ser meros espectadores de una pandemia. Los alentó a sentirse soberanos y a no dejarse ganar por las circunstancias. Abordó incluso el tema de las fakes news en su discurso y todo esto: en 5 Minutos, 14 segundos.

En resumen entonces, el éxito de su comunicación estratégica fue el qué y fundamentalmente el cómo. No dudó en decir la verdad y explicar que este virus afectaría al casi 70% de su población y los alemanes le creyeron porque se ganó su confianza con un mensaje directo, sobrio y apoyado en la ciencia. También predicó con el ejemplo aislándose voluntariamente tras haber estado expuesta ante infectados por Coronavirus. Vemos así que brindó, lo que decimos en comunicación política, un mensaje compacto y coherente.

En el caso local y su abordaje estratégico, voy a detenerme brevemente en la estrategia de comunicación del reciente electo Intendente de la ciudad de Rosario, Pablo Javkin, que con un diálogo permanente en primera persona a través de sus redes sociales le habló y habla a los rosarinos explicando punto por punto qué se puede hacer, cómo hacerlo y qué rol tiene la Municipalidad de Rosario en orden de alivianar la carga y el desconcierto que significó frenar de un día para otro a una ciudad como Rosario, con su volumen de actividad comercial, industrial, cultural y académica.

El alto acatamiento de la cuarentena se vio además intensificado por los controles que se llevaron a cabo en conjunto con Gendarmería, Policía provincial y agentes de Tránsito. Lo que valió que Rosario y según los datos que arroja https://covid.grandata.com/distancing/ar en su Programa “Combatiendo el Covid-19 con datos” haya sido considerada una de las ciudades con mayor acatamiento del ASPO en la provincia, con una disminución del 60% de circulación en 40 días. Por supuesto y como ocurre en otras ciudades del país, el problema está en controlar las periferias, y esto es un tema que aún sigue abierto.

RC: Muchos analistas coinciden en que la crisis revitalizó la imagen de muchos liderazgos ejecutivos nacionales ¿coincidís con esta apreciación?

NG: Si, de hecho aquí se desprende la segunda parte de la pregunta inicial por ello retomo el ejemplo del caso de la Canciller alemana. Merkel recobró la confianza de sus ciudadanos en apenas 2 meses, luego que en febrero se estuviera discutiendo la posibilidad de una salida temprana de su gobierno y el adelantamiento de las elecciones.

Si bien en Alemania el número de infectados por coronavirus sigue creciendo, los especialistas estiman que a raíz de las medidas de prevención adoptadas, la curva se aplanó y que cuentan además con un sistema sanitario ampliamente preparado. Tanto así que este dato es utilizado por sus detractores que piden salir de lo que llaman “confinamiento” so pretexto de que no se ocuparon las camas de internación, y que esto sería una clara señal que el impacto del COVID 19 no es tan grave como se piensa.

En todo caso, la última palabra sigue estando, al momento, en boca de la Canciller. Todo parece indicar que la percepción que tiene el pueblo alemán es la de tener al frente a una mujer preparada, no sólo por sus cualidades personales (solidez, claridad, tranquilidad, sobriedad) sino por su gestión al frente de la pandemia. Y esta mirada es compartida por el mundo, hoy está siendo observada no sólo por especialistas, sino por todos: ¿Cuántos de nosotros sabíamos antes de que estallara esta crisis sanitaria mundial, que Ángela Merkel es física y Doctora en Química cuántica?.

En nuestro país, para seguir con un ejemplo nacional, la instalación de una cuarentena temprana fue una buena decisión tomada por el Presidente Fernández. En las primeras semanas de medición, luego de la ASPO, su imagen creció, y muchos argentinos, incluidos quienes no están enmarcados en su núcleo de votantes, consideró oportuna la medida de prevención adoptada. Hoy a 50 días estamos frente a un panorama un poco diferente, no tenemos muy claro hacia a dónde vamos y si es que hay un Plan luego de la cuarentena. Este recurso de cada 15 días extenderla y luego “volvemos a hablar”, no parecería aportar calma a los ciudadanos. Quizás en las próximas semanas con un abordaje de la comunicación gubernamental profesional, dando un mensaje claro, ordenado y preciso de cómo se enfrentará el período más difícil que se aproxima (inicio del invierno en los meses junio/julio) muchos argentinos puedan tomar mejores decisiones y esto pueda aplacar el mayor problema por fuera del miedo a infectarse: la incertidumbre de un mañana que parece nunca llega.

Por último y para cerrar, es cierto que en la Argentina nunca es un sólo problema a la vez, como podría ocurrir en otros países que son más estables, aquí siempre los problemas a resolver son simultáneos. Hoy, en Argentina, nos convoca no sólo una pandemia, sino los propios problemas económicos y políticos que existen y se repiten en nuestra historia. Su resolución exitosa dependerá de la capacidad de diálogo y escucha, y del trabajo colaborativo que habilite el Presidente Alberto Fernández.

RC: Solemos enfocarnos en quienes gobiernan, pero ¿qué considerás que debe hacer quien no gobierna en este contexto?

NG: Es una buena pregunta. Y la respuesta depende del lugar desde donde lo evaluemos. Si lo evaluamos desde el rol de un legislador la estrategia será muy diferente de la de aquel que es un referente político pero que hoy no ocupa un lugar de gestión. Es decir, el primero -y pensándolo puntualmente en aquellas localidades más pequeñas donde el Concejal, Diputado o Senador reside allí y es percibido como un “vecino más”- tiene un deber para con sus ciudadanos de llevar en primera medida calma y tranquilidad, luego información clara y en la mayoría de los casos sucede que también brindará contención y/o respuestas a la par del ejecutivo local. A juzgar por la experiencia esta situación es la ideal. Ponerse al servicio y aunar tiempos, logística y recursos (humanos, económicos, etc.) ante a un contexto apremiante no sólo da muestra de madurez política, sino y fundamentalmente, de una verdadera vocación de servicio público.

En el segundo caso, quien no esté en funciones tendrá mayor libertad de acción y jugará las cartas que crea convenientes para ganarse un lugar en la escena y en la agenda política nacional, provincial o local. En un contexto de pandemia, a priori, debe primar la cautela y la prudencia antes que toda astucia política. Esto, entiendo, puede significar para algunos dirigentes o líderes políticos una incomodidad que surge de confundir el colaborar con el Ejecutivo con entregar las llaves de la representatividad. Muy por el contrario, esto es parte de lo que la ciudadanía espera de sus políticos en la coyuntura de una crisis sanitaria; que se pongan de acuerdo rápida y eficazmente para resolver los problemas que un aislamiento social, preventivo y obligatorio genera sobre cada uno de los argentinos, con realidades tan diversas como coexisten en nuestro país. Aquí poco importan los colores partidarios de los responsables. En este sentido toma especial relevancia estar bien asesorados. Aquellos que cuenten con la posibilidad de tener un equipo integrado por profesionales y entre ellos capacitados en estrategia política tendrán las herramientas necesarias que les permitirá surfear exitosamente esta ola. Una ola que puede dejar heridos si se salta antes de tiempo, como así también si se opta por la pasividad. Sin lugar a dudas son momentos complejos para tomar decisiones sin un análisis profundo y serio. Hoy la gravedad de la situación que estamos viviendo no se circunscribe únicamente a la emergencia sanitaria, también está la frágil situación económica que estamos atravesando, y esto nos llama a ser generosos en términos políticos, de un lado y del otro. Hoy el ejecutivo necesita el respaldo y la gobernabilidad. Es un camino de ida y vuelta. Luego de esta pandemia y a la salida de esta cuarentena, los análisis que haremos se ajustarán nuevamente, porque así lo requiere la estrategia política y un buen político, esté o no esté en funciones, sabe que sin un plan y una clara estrategia política que guíe y sustente el camino de su carrera política, verá dificultoso su crecimiento y su proyección política.

RC: ¿Cómo se construye liderazgo siendo oposición?

NG: Con la capacidad constructiva del diálogo de la dirigencia política. Con las manos sobre la mesa, con transparencia y vocación de consensos. Hay que tender hacia una nueva política. Hoy los extremos resultan insostenibles. Esa es la razón primaria de hacer política. Lograr que los acuerdos que parecen imposibles se resuelvan a través de la vocación del diálogo. Pero debe haber compromiso y voluntad de escucha y respeto por lo acordado en la contraparte también para poder llegar a una solución conjunta. Es una construcción, que lleva tiempo y dedicación.

Hay una famosa frase que se utiliza es este campo y a la que voy a hacer referencia: el concepto de la “rosca”, y es parte de esto. Cuando hablamos de rosca diferencio el obrar para que el otro le vaya mal, que eso sería “enroscarse”, con la verdadera rosca, que es sentarse y buscar mediante el diálogo los consensos legítimos para resolver conflictos y arribar a acuerdos. Hacer que las cosas sucedan. Por eso y en este contexto donde hoy cada actor es necesario para hacer que la res publica funcione, es aconsejable construir los liderazgos haciendo foco en trabajar desde el espacio político que hoy los convoca, proactivamente, con verdadera vocación de diálogo, respetando la palabra, y ejerciendo el rol que los ocupe: sea controlar y/o colaborar con el ejecutivo como el de llamar a hacer valer la división de poderes, sostener la democracia y la República, pensando exclusivamente en el mayor bien de los argentinos. Los problemas que afrontamos en nuestro país como decía más arriba no son de hoy, son problemas recurrentes y de difícil solución. Ningún partido político puede hoy por si sólo encontrar la salida y/o estar totalmente preparado para afrontar lo que viene. Estamos en un momento crucial en Argentina y es sabido que sólo se llega más rápido pero acompañado o en equipo, se llega más lejos.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s